martes, 15 de abril de 2014

De la CIA, la TIA y el CESICAT

De crío aprendí a leer con los tebeos de mortadelo y filemón, que trabajaban para una agencia de espionaje que se llamaba la TIA y que yo entendía era como la CIA que salía en las películas, pero algo más hispano. Eran cutres, tanto los agentes como sus directivos y las situaciones que vivían y que yo más que leerlas las vivía, pues en mi edificio estaban representados prácticamente todos los personajes que salían en los tebeos. Todos. Hasta yo. Hoy la TIA ha degenerado hacia una supuesta agencia de espionaje catalán que se hacen llamar el CESICAT, supongo que CAT por eso de los gatos, y que CESI en su jerga significará cuatro. Cuatro gatos. Cuatro gatos que se dedican por lo visto a espiar en twitter a cualquiera que no esté de acuerdo con sus pretensiones o con su ideología. Lástima que a los de Signo Editores no les haya dado por hacer una versión independentista de los tebeos del genial Ibáñez, porque desde luego que Ibáñez los clavaría. Hay quien al leer mi párrafo anterior pudiera intuir en él algún sentimiento anticatalanista. Todo lo contrario, pues mi novia es Catalana y se llama Montserrat, pero nadie podrá negarme que como agencia de espionaje de barrio, les vendría un tebeo que ni pintado a estos espías de pacotilla, y que las afirmaciones que aquí hago, las haría y de hecho las hago hasta de la presidenta de la comunidad de mi edificio, que se ha hecho unas tarjetas de visita donde se autoproclama comunnity manager, y entre ella y la vecina del cuarto piso, vaya cotilleos que se montan. La TIA a su lado es nada y menos. Creo que para mi santo que ya falta poco, me voy a regalar esta colección de las mejores historias de mortadelo y filemón. Porque yo lo valgo. Por cierto y para los abogados de los cuatro gatos: Esta entrada se basa en el animus iocandi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario